jueves, 29 de abril de 2010

Oficio: POETA


El inconmensurable Girondo, evocado aquí en la voz de Dario Grandinetti en la película " El lado oscuro del corazón", una escena impecable en el decir en el hacer el Oficio de Poeta.

video

Comunión plenaria
Los nervios se me adhieren
al barro, a las paredes,
abrazan los ramajes,
penetran en la tierra,
se esparcen por el aire,
hasta alcanzar el cielo.
El mármol, los caballos
tienen mis propias venas.
cualquier dolor lastima
mi carne, mi esqueleto.
¡Las veces que me he muerto
Al ver matar un toro!
Si diviso una nube
debo emprender el vuelo.
Si una mujer se acuesta
yo me acuesto con ella.
Cuántas veces me he dicho:
¿Seré yo esa piedra?.
Nunca miro un cadáver
sin quedarme a su lado.
Cuando ponen un huevo,
yo también cacareo.
Basta que alguien me piense
para ser un recuerdo.
del libro: -La persuasión de los días-
de Oliverio Girondo

5 comentarios:

  1. Coincido con tu reflexión. Envidio de corazón a los poetas su capacidad de crear imágenes y expresar emociones. Además Girondo... bueno es un grosso. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón tenes Sandra, jamás seremos libres sino aceptamos lo que somos.
    Precioso escrito!

    ResponderEliminar
  3. Conformo y reafirmo cada una de tus palabras.
    Girondo, grossísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga he estado ausente de los blog.. ya lo siento por llegar tarde.. pero sabes que siempre te leo..
    un beso muy grande


    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre...

    ResponderEliminar
  5. Sandra, no tengo palabras que expresen mi agradecimiento a tu comentario. Nada mas decirte que es para mí todo un honor recibir estos vocablos de parte de una gran poeta y escritora, una soñadora cuyas letras se impregnan en nuestros corazones de manera intensa y desgarradora, una luchadora de la libertdad humana y de los desprotegidos, una idealista de los derechos de los hombres. En fin, gracias, mil veces gracias, querida colega, y te deseo el mayor de los éxitos para ésta sabiduría y ésta pasión transformadas en palabras enmarcadas en cada escrito tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejame tu comentario